Héroes de Familia — Perfiles de los nominadores de las Becas del 2011 de la UFCW Canadá para Trabajadores Migrantes

Print E-mail

Marlene Gordon

Marlene Gordon llegó a Canadá en el 2009 como una trabajadora extranjera temporal. Siendo una madre orgullosa de dos niños pequeños y un hijastro, ella se sintió obligada a buscar un empleo fuera de su país natal, Jamaica, para poder sostener a su familia. No vio el migrar como una opción, sino como una necesidad para mejorar la vida de su familia. Marlene esperaba que, por estar trabajando tiempo completo en Canadá, ella podía tener la oportunidad de continuar sus estudios en educación infantil. Estos sueños se desbarataron, sin embargo, cuando Marlene vino a trabajar bajo el marco del Proyecto Piloto para Ocupaciones que Requieren Bajos Niveles de Educación Formal en el 2009. La Sra. Gordon fue contratada por el restaurante de comida rápida McDonalds en el oeste de Canadá. Trabajó duro y se dedicó a su trabajo, pero con el tiempo empezó a extrañar a su familia y no pudo soportar estar sin ellos. Ella regresó a Jamaica después de unos meses de trabajo en Canadá, ya que ella ya no podía soportar el aislamiento, las duras condiciones de trabajo, y la desesperación provocada por estar lejos de sus hijos.

Después de pasar algún tiempo en su hogar, la Sra. Gordon decidió nuevamente intentar trabajar en Canadá. Regresó bajo el mismo programa al año siguiente y fue capaz de conseguir un trabajo en Tim Horton's por un período de un año antes de regresar a su casa nuevamente para ver a su familia. Aun insegura si iba a migrar a Canadá de nuevo, ella se dio cuenta de que el dinero que había ganado aquí en el poco tiempo que había estado lejos de su casa, había ayudado enormemente a su familia. Regresó bajo el mismo programa cinco meses más tarde y en esta oportunidad consiguió un trabajo en Burger King, donde el empleador la sometió a condiciones abusivas y deplorables, tanto en su lugar de trabajo como en el componente de alojamiento y comida de su contrato. Marlene fue víctima de abuso verbal y cuando ella se negó a pagar de su salario por alojamiento y otros aspectos que se suponían eran cubiertos por el empleador, ella fue ignorada. Burger King entonces dedujo $ 1,211 de su sueldo y la despidió, alegando que ya no necesitaba sus servicios.

Afortunadamente Marlene ya tiene asegurado un nuevo contrato por dos años con Tim Horton's y sólo planea regresar a Jamaica de vacaciones. Desde su llegada a Canadá, la Sra. Gordon se ha dado cuenta del programa de personas asistentes de familia y de las Becas de la UFCW Canadá para Trabajadores Migrantes cuando ha navegado en el internet.

Hoy en día Marlene es una trabajadora migratoria experimentada. Ella entiende sus derechos y se encuentra actualmente en el proceso de presentar una queja bajo la Ley de Estándares de Empleo por el trato inadecuado que recibió mientras trabajaba en Burger King. De acuerdo con Wayne Hanley Presidente Nacional de la UFCW Canadá, historias como la de Marlene son muy comunes bajo el Programa de Trabajadores Extranjeros de Canadá. "Los trabajadores están constantemente sometidos a condiciones deficientes, sin ningún recurso viable para buscar justicia y exigir la igualdad de trato que se merecen", dice el presidente Hanley.